NOTICIAS

Mántengase a la vanguardia con las tendencias mundiales de la industria

El Ecodiseño y las tendencias sociales.


Por Jorge Jacobo, Integrante del Cuerpo Académico del laboratorio: Los Envases y la Sustentabilidad de la Universidad Autónoma Metropolitana de Azcapotzalco. Patricia Olivares, Responsable del Cuerpo Académico del laboratorio: Los Envases y la Sustentabilidad
 
El Ecodiseño involucra una gran cantidad de interrelaciones, entre las que destaca el cuidado al medio ambiente, creando conciencia social en el diseñador de envases, invitándolo a construir propuestas fundamentadas en el uso de materiales biodegradables, propiciar la investigación y desarrollo de materiales alternativos provenientes de fuentes naturales.
 
1ra parte.
 
El Ecodiseño promueve la creación de formas orgánicas, fomentando  una cultura de  reutilización y de valoración de las posibilidades de reciclaje. Con la conciencia de que los procesos de reciclaje no siempre son posibles.
 
También resulta importante reconocer que existen materiales con mayores potencialidades de reciclaje. El mejor es el vidrio que es un material 100% reciclable al conservar sus cualidades físicas mecánicas intactas aun después de ser reciclado, y que lejos de ser preferido por los consumidores está pretendiendo ser sustituido por algunos materiales que no lo tienen la misma calidad y cualidades de barrera, protección al producto y estabilidad dimensional se refiere. 
 
La conciencia social nos invita a mirar al vidrio como una solución al problema de acumulación de residuos provenientes de los plásticos, algunos de ellos enterrados en los rellenos sanitarios, en playas y canales de desagüe promoviendo la contaminación visual, la obstrucción y el riesgo de que sean consumidos por especies animales.
 
El tiempo de descomposición de los materiales alternativos al vidrio como el PET o el PP Clarificado conlleva a tiempos muy largos y de periodos sumamente lentos.
 
Se calcula que el plástico tarda más de 100 años en descomponerse, por lo que está considerado un material de descomposición muy lenta y a largo plazo. Una botella de plástico tarda aproximadamente 500 años en desintegrarse, aunque si está enterrada este tiempo se prolonga aún más.
 
La producción de envases de vidrio es posible realizarla con materias primas vírgenes o con vidrio reciclado y triturado denominado Cullet o Casco de vidrio y que requiere entre un 20 y un 30% menos de recursos energéticos para convertirlos en productos con las mismas características físicas y mecánicas que los que provienen de la fabricación de materias primas vírgenes.
 
Las propuestas de uso de materiales altamente reciclables como el vidrio están hoy en día siendo consideradas en los procesos de diseño, evidenciando la reducción de recursos energéticos requeridos para su transformación, sin embargo surgen actividades que aún no han sido lo suficientemente desarrolladas como la recolección, porque a pesar de que se ha sembrado la consciencia del reciclaje, no contamos con los suficientes sistemas de recolección que garanticen que materiales como el vidrio regresen a las vidrieras para ser nuevamente procesados y transformados en productos terminados.
 
Esta problemática está siendo poco evaluada por los gobiernos que no han destinado recursos para la construcción de sistemas de recolección sustentables que ofrezcan al consumidor espacios visibles en donde depositar los restos de vidrio o materiales reciclables, para que lleguen hasta los destinos apropiados su proceso de reciclado.
 
En algunos países europeos que cuentan con sistemas de recolección eficientes y que son financiados por programas que surgen de los gobiernos y que involucran a los fabricantes de productos, el porcentaje de recuperación alcanza entre el 60 y el 80% mientras que en otros países el número llega con algunas dificultades al 10%. Las probabilidades de estar en altos porcentajes son viables siempre y cuando existan las condiciones de regulación y legislación al respecto.
 
Cerca del 50% del vidrio para reciclar proviene del uso doméstico y como lo mencionamos anteriormente,  sólo llega a las vidrieras mediante sistemas eficientes de recolección, que cabe mencionar tienen un costo alto derivado del personal requerido para tales labores así como el diseño y mantenimiento de los contenedores que deberán ubicarse en sitios estratégicos para que los consumidores tengan fácil acceso y de los sistemas de transporte que requieren aditamentos especiales.
 
Esta estructura de pensamiento nos permite conceptualizar a los materiales reciclables para fabricación de productos como una opción de diseño con conciencia social que permite al diseñador, interactuar con el consumidor final y con el medio ambiente de manera amigable y racional. La pertinencia de lograrlo está en nuestras manos y una de las propuestas de este trabajo estiba en concientizar a los gobiernos para que a través de leyes regulatorias se diseñen los sistemas tributarios y financieros adecuados para la sustentabilidad y continuidad del proceso de recolección.
 
El tema de la obsolescencia programada de los productos resulta de vital importancia cuando reconocemos que el ciclo de vida contiene fechas de finalización, de tal suerte que tras un periodo determinado los objetos dejan de ser útiles por tres factores básicos que son:

  1. Moda (temporada).
  2. Tiempo establecido (nuevos modelos).
  3. Tecnológica (innovaciones).

El Ecodiseño inicia al ser propositivo en un mundo en el que el consumidor aun no reconoce los espacios de deshecho, por lo que es necesario proponer en donde y como desechar para obtener los mejores resultados en cuanto al reciclado de partes. 
 

Regresar

Todos los derechos reservados a © PMMI 2017 | Aviso de Privacidad